miércoles, 31 de mayo de 2017

Requisitos de los Papeles para dibujo

Los papeles de primera calidad deben poseer las siguientes propiedades:

Inmejorable capacidad para el borrado y máxima estabilidad de encolado

Estabilidad de encolado y capacidad para el borrado.- Una raya de tinta de 2mm. de anchura, (tinta de la misma calidad que para los ensayos de estabilidad del encolado) debe quedar completamente clara por los bordes. Lo mismo debe suceder con una raya tirada sobre una parte borrada.


Buena resistencia al lavado

Capacidad de lavado.- Una superficie pintada con acuarela debe poder lavarse de tal forma, que se elimine todo el color sin que se produzca el deshilachamiento del papel.


Solidez del tono deseado de color (sin envejecimiento)

Envejecimiento.- Este fenómeno viene determinado tanto por el blanco de fondo como por la conservación de la blancura durante el almacenado. Para ello se calienta una muestra, en la estufa a l05º C, durante varias horas, después de lo cual se compara su color con una muestra standard de primera calidad.


Superficie Adecuada

La estructura de la superficie de los papeles de dibujo, en lo que respecta a su granulado, puede conseguirse mediante fieltros húmedos en la máquina de papel o por medio del prensado con planchas en los papeles acabados. Las superficies netamente lisas, se desean sólo en casos muy especiales, como por ejemplo, en los papeles de dibujo para pluma o para papeles fotográficos, sin embargo, en este caso, la superficie debe ser completamente mate. El agua de fabricación más pura se utiliza para esta calidad de papeles de dibujo.


Resúmen

Todos estos requisitos, como condición previa presuponen el empleo de pastas especiales. Normalmente, los papeles preparados con celulosas duras poseen una buena capacidad para el borrado y pueden ser lavados perfectamente; sin embargo, envejecen con facilidad debido a la presencia de ciertos incrustantes celulósicos. Las celulosas nobles purificadas normalmente y liberadas de estas materias incrustantes, producen papeles blandos que se deshilachan al ser borrados y que se ondulan al ser tratados con agua.

Por consiguiente, se necesitan pastas que posean elevada resistencia al envejecimiento y adecuadas posibilidades de desarrollo de dureza. Con respecto esta última, debe indicarse que los papeles especialmente duros, en algunos casos, tampoco se borran finalmente, sino que se rompen, abren canales de fibras que no han sido encolados, con lo cual se corre la

línea de tinta que se ha trazado sobre una de estas partes borradas. Por esta razón, antigua y actualmente, para la fabricación de papeles de dibujo de primerísima calidad se emplearon pastas de trapo y entre ellos especialmente algodón y lino.

Los papeles de dibujo de alta calidad para la pintura a la acuarela, además se fabrican a mano, recibiendo un encolado superficial con cola animal y un secado al aire.

Las propiedades de los papeles de dibujo de primera calidad se obtienen mediante la adecuada cooperación de las pastas, la molturación (el molido de las materias fibrosas en las tinas de pasta fina. Las pastas de trapo, se molturan previamente en las tinas de pasta; debe efectuarse de tal forma que se consiga el carácter requerido para el tratamiento posterior), el encolado y el secado.

Los Papeles Manufacturados

Las clases de papeles dependen de su composición, de acuerdo con lo cual se ha establecido la siguiente clasificación:

Papel de Trapo Duro

Los papeles de trapo puro están formados principalmente por pastas de algodón o lino blanqueadas, a las que algunas veces se adiciona también pastas de cáñamo o yute. Estos papeles representan las más caras y mejores calidades; poseen gran resistencia y larga duración. Son papeles aptos para litografía e impresión, además para escribir.


Papel de Trapo y Celulosa

Los papeles de trapo y celulosa, además de trapos contienen pasta de celulosa en cantidades de un 10% hasta un 50%. Pertenecen a los papeles de calidad.


Papel de pasta de Celulosa Pura

Los papeles de pasta de celulosa pura están constituidos por diversas clases de celulosa excluyendo la pasta mecánica, o exclusivamente con pastas blanqueadas o bien con mezclas de éstas con pastas de celulosas no blanqueadas. Su calidad va en aumento con el contenido de celulosa blanqueada. Estos papeles son muy apropiados para la impresión en huecograbado, por su gran poder absorbente y su carencia casi total de color.


Papel conteniendo pasta de fibras de Madera

Los papeles que contienen pasta de madera son los que poseen una proporción en pasta de madera de hasta un 80% en las calidades inferiores; empleándose para ello pasta de madera no blanqueada.

El papel es de mayor costo:
  • con menos pasta mecánica
  • sin pasta mecánica
  • con trapos
  • con menos carga
El papel es de menor costo:
  • con más pasta mecánica
  • con pasta mecánica
  • sin trapos
  • con mucha carga

Encoladura del Papel

La encoladura del papel, tiene como principal objetivo, el de impedir la excesiva permeabilidad del pliego y evitar la difusión de la tinta sobre su superficie.

La encoladura puede ser practicada sobre la hoja de papel ya fabricada y también ser agregada a la pasta del papel durante su fabricación.

El método mas antiguo y el mejor de encoladura, es el que emplea la cola animal, que tiene la ventaja de otorgar mayor resistencia al papel como también permitir ser usado para dibujar y escribir convenientemente sobre él.

Encoladura con cola animal.

Las proporciones son las siguientes:
  • 8% de cola seca + 4% de alumbre (encoladura completa)
  • 4% de cola seca + 2% de alumbre (media encoladura)

Proporción en gramos de la media encoladura:
  • 1000 grs. de pasta
  • 40 grs. de cola
  • 20 grs. de alumbre.

Productos Necesarios para la fabricación del papel

La Carga

Los productos de carga tienen la misión de rellenar todos los yacios existentes entre las fibras, con lo cual los papeles adquieren una superficie uniforme, al mismo tiempo que se ablandan, reducen su transparencia y mejoran las condiciones para la impresión.

La blancura del papel, su brillo así como la opacidad, dependen de la clase de producto de carga. El grano más fino produce mayores opacidades y una blancura mas elevada que los granos gruesos. Cuanto más pequeño es el tamaño de la partícula, mayor poder cubriente posee la carga, siempre y cuando el tamaño de la partícula no sea inferior a una determinada medida. Si la partícula de pigmento es mas pequeña que la longitud de onda luminosa, se producirán fenómenos de difracción que pueden invertir parcialmente las condiciones. Cuanto mayor sea la proporción entre el índice de refracción con respecto al aire y a la fibra de la pasta de un producto de carga, tanto más blanco parecerá el papel. Si se satinan los papeles que poseen un reducido contenido en productos de carga de un 5 - 8 % resultarán mas transparentes debido a que contienen una materia de carga con un elevado índice de refracción frente a la fibra de la pasta.

Las cargas, son productos que dan cuerpo al papel con un mínimo de fibras de celulosa. La proporción de carga que se mezcla a las pastas, varía en razón directa a su calidad. A más carga, peor calidad, pues de menos fibras de celulosa está constituido el papel.

Se usan cargas minerales y orgánicas.

Las cargas minerales mas empleadas son el caolín (es la de mejor calidad), el yeso, el talco, los carbonatos de cal, el nitro y las tierras naturales. Cargas Orgánicas, la fécula de patata.

La Composición del Papel

Pasta Mecánica (Madera)

La Pasta Mecánica se obtiene por la acción mecánica de arena natural en rotación, contra la cual se lleva trozos de madera adecuada. Por la gran presión se deshace la madera en partículas mas o menos finas formando una pasta con el agua que se agrega durante este proceso. Por su inferior calidad, la pasta mecánica es utilizada sólo en papeles baratos, ya que en contacto con el aire, el calor y la luz se destiñe y se vuelve áspera y quebradiza. Así por ejemplo, el papel diario y otros parecidos, son fabricados de composiciones que contienen una cantidad máxima de esta pasta (hasta un 80% de su peso total).

En las pastas mecánicas van juntas las fibras celulosas con las materias incrustantes.


Pasta Química (Celulosa)

La Pasta Química se obtiene cocinando intensamente pequeñas partículas de madera adecuada, paja, esparto y otras plantas con intervención de ciertos agregados químicos (soda cáustica y sulfato de cal). Esta substancia en estado químicamente puro se denomina celulosa. El rendimiento de esta materia es inferior al de la pasta mecánica, pero en cambio resulta muy superior su calidad.



Trapos de Hilo o Algodón

Los Trapos de Hilo o Algodón reciben una preparación minuciosa antes de formar otras clases de pasta. En efecto, luego de ser clasificados,

limpiados y cortados, se cuecen, lavan y blanquean, a fin de que sirvan como agregado de calidad a la composición del papel.



Carga

La Carga que se agrega a la composición en forma de ingrediente mineral hasta un 40%, entre otros amianto, arcilla, blanco fijo, caolín, talco, yeso es para mejorar la apariencia de los papeles destinados a la impresión o escritura y para evitar la transparencia y también para abaratar costos.

viernes, 26 de mayo de 2017

Trazos generales en la técnica de fabricación de papel

En China, sobre el año 105 de nuestra Era, un chino, Tsai-Lun postulo la fabricación del papel.

La siguiente es una forma general y común a todos los sistemas y procedimientos de fabricación, salvo ligeras variantes para los diversos métodos y teniendo en cuenta que las distintas clases y calidades de papel necesitan por consiguiente, distintas mezclas y materias primas.


Los trapos viejos

Primera materia muy apreciada en la fabricación del papel, son los trapos de lino y algodón, los desperdicios del cáñamo, yute, esparto, abacá, pita, etc., calidades muy apreciadas para las pastas utilizadas en los papeles de fumar, de dibujo y fotografía; y los más sucios y de difícil blanqueo para los papeles secantes, de embalaje, estrazas, etc..

Para hacer papel sólido como es el caso del papel moneda y documentos especiales, se utiliza pastas de trapos nuevos de lino y cáñamo.

Papel para escritos, de calidad superior, se usa trapos nuevos pero se mezclan con trapes usados para obtener papel no tan rígido.

Papel para impresiones de lujo, se utilizan trapos blancos de algodón y trapos blancos de lino y cáñamo, usados; para dar consistencia al pliego.


Preparación

La preparación de estos trapos sufre una serie de operaciones de selección, clasificación, limpieza, desempolvado, cortado y trituración. Después de esta serie preparatoria el trapo está en condiciones de ser sometido a procesos químicos de lejiado y blanqueo.


Limpiado

El limpiado en primer lugar es la operación preparatoria de las primeras materias.


Desfibrado y Clasificación

Cuando la materia prima consiste en trapos viejos o residuos de esparto, cáñamo (fibras vegetales), etc., se descompone macerándola y se purifica con un baño de lejía; se lava, se desfibra y finalmente se blanquea al grado deseado.


Refinado de las pastas

Las fibras se purifican convenientemente y así, se obtiene las pastas en bruto para la fabricación. Según la calidad que se desee, será más o menos minucioso el refinado, en cuya operación las fibras mezcladas con agua sufren una preparación de acortamiento, necesaria cualidad para obtener la hoja de papel deseado.


Encolado y Proporciones de Cargas

Esto es variable, así como los pigmentos colorantes para obtener una u otra calidad, clase y color.


Las Tinas Agitadoras

A la salida de las tinas agitadoras, la pasta se hace pasar por un arenero o por otros aparatos equivalentes, en donde se depositan las materias pesadas y por unas depuradoras que retienen y expulsan los defectos de la pasta y las fibras mal desmenuzadas, llegando por fin a la máquina de papel. La Pasta empieza a desgastarse, afieltrándose y entretegiéndose las fibras por la acción del agua que se escurre y por la del sacudidor o traqueo cuando éste existe. Las cajas aspirantes en la máquina plana extraen parte del agua que han dejado todavía los rodillos desgastadores. Después pasa la hoja por una prensa húmeda, la cual la comprime y la lleva a las bayetas que continúan comprimiéndola y por consiguiente, contribuyen al filtrado y exprimido del agua. La hoja pasa después por unos rodillos que la conducen a los cilindros secadores, calentados por vapor y poco a poco va perdiendo el agua y adquiriendo consistencia. Después la hoja recibe un apresto que le proporciona unos rodillos lisos, hasta que ligeramente humedecida, pasa a la calandra para sufrir un apresto definitivo.


El Papel

El Papel una vez fabricado, se hace pasar por una bobinadora que forma los rollos bien apretados y corta la hoja al tamaño deseado, desbarbando también los bordes. Del buen embobinado depende en gran parte el éxito en las tiradas de los periódicos, particularmente en las modernas rotativas, que alcanzan velocidades de hasta 50.000 ejemplares por hora.

Si el papel se desea en hojas, se corta al tamaño deseado, (0,56 cms. por 0,80 cms. 0,70 cms. por 1,00 mt. 0,80 cms. por 1,12 mt. etc..) El papel se empaqueta en resmas de 500 o 250 o 100 o 50 pliegos).


Vocabulario

-Lejía: Agua con alguna sal alcalina en disolución. Las lejías más empleadas son las de sosas, las de cal y soluciones de bisulfitos y sulfatos.

-Sal alcalina: Substancia soluble que tiene la capacidad de neutralizar ácidos.

-Cal: Oxido de Calcio, materia imprescindible para las operaciones de blanqueo.

-Sosa cáustica: Se emplea para el lejiado de trapos viejos, cuerdas,etc.

-Alumbres: Se utilizan para el encolado de los papeles. Al contacto con los jabones resinosos forman una capa de alúmina que penetra en las fibras del papel y le da impermeabilidad.

-Cloro: particularmente el cloruro de calcio, se emplea para el blanqueado.

Todo sobre el Papel

Es una hoja delgada que se emplea corrientemente para reproducir en ella escritos y dibujos; también se empleó como soporte de pinturas en los tiempos más primitivos que registra la historia del arte en el Lejano Oriente y en la época de su introducción en Occidente. Durante el siglo II d. de C., los chinos iniciaron la producción del papel, pero hasta el siglo XII no se conoció el proceso de su fabricación en Europa, a la que llegó a través del Cercano Oriente. Se empezó a producir en Marruecos hacia el año 1100, fundándose algunas factorías en Italia y Francia a finales del mismo siglo. El papel de Oriente parecía estar hecho directamente de fibra vegetal. En Europa se descubrió que los trapos de algodón y lino podían ser triturados y convertidos en fibras aptas para su producción. Tales desechos se emplean hoy ventajosamente como materia prima para la producción de las mejores clases. Todas ellas se fabricaron a mano hasta fines del siglo XVIII, época en que Luis Robert construyó en Francia las primera máquina para producirlo. De todas maneras, anteriormente a ello se habían hecho algunos trabajos preliminares para producir papel de madera o de fibras vegetales y como estos procedimientos abarataban mucho su producción, los trapos pronto quedaron desplazados, destinándolos a productos menos importantes. El papel hecho con pasta de madera es más frágil y se decolora más fácilmente que el manufacturado con trapos, aunque su resistencia y estabilidad depende en gran parte del procedimiento seguido en su fabricación. El papel hecho mecánicamente de pasta de madera es, en general, poco menos que serrín prensado formando hojas. Hay varias formas para preparar químicamente diversas clases de pastas, todas las cuales producen fibras de mayor consistencia que las obtenidas exclusivamente por medios mecánicos.

Papel Canson. Papel grueso, de grano, poco encolado, empleado exclusivamente para la ejecución de dibujos y acuarelas. Fue fabricado por primera vez por el francés Canson en el siglo pasado.

Papel de China. Según la tradición, este papel se fabricaba en China 2.000 años antes de C. Se obtiene empleando como materia prima el bambú o al parecer, también la morera y la paja de arroz. Es un papel resistente, transparente y delgado, lo que hace que se llame a veces papel de seda.

Papel India y papel Biblia. Se le llama así porque se ha usado con profusión para la publicación de biblias. Es el más delgado de los papeles de impresión. A pesar de su reducidísimo espesor es opaco y muy resistente. Empléase hoy para la edición de "obras completas".

Pergamino. Papel sometido a la acción del ácido sulfúrico gracias a la cual adquiere su aspecto apergaminado.

Papel Japón. Papel finísimo fabricado en el Japón con procedimientos no bien conocidos, empleándose como materia prima plantas de la flora local: Broussonnetia papyrifera, Edgenworhia papyrifera, etc. Es, a veces opaco a veces algo transparente, grueso, resistente, satinado, de color blanco o ligeramente amarfilado y de tacto suave. Se presta magníficamente para la reproducción de grabados, pero su empleo requiere cuidados especiales. Usase para las ediciones de gran lujo.

Papel Verjurado. El que al trasluz deja ver a modo de filigrana unas rayas producidas por los hilos metálicos de la forma. Es un papel fuerte. Llámase también listado.

Papel Vitela. Papel resistente, liso satinado y sin grano, que se presta magníficamente para la impresión de viñetas.

Papel de Seda. Llamado serpiente y joseph, es un papel muy delgado, sin cola, que se emplea para proteger las ilustraciones, sobre todo las de color, en los libros ilustrados.

Papel Whatman. Papel inventado por el inglés Whatman hacia finales del siglo XVII, similar al llamado papel Ingres. Tiene gran duración y resistencia. Cuando es de grano grueso se emplea para pintar a la acuarela; si el grano es fino, úsase para ediciones de lujo. Las dimensiones del papel Whatman son variables y cada una tiene una denominación: demy, medium, royal, Creswick, Harding, etc. Los mayores alcanzan hasta 1,20 m.

Papiro. Planta fibrosa denominada Cyperus papirus, que crecía en las orillas del Nilo y de la cual los egipcios, pegando tiras de la corteza para formar láminas, se servían para escribir empleando el calamus, un palillo cortado en bisel en su extremidad y partido en la punta como una pluma. La tira, una vez escrita, se enrollaba en un bastoncillo, formando lo que los romanos llamaban volumen.

El papiro es el antecesor del papel. Gracias a él se conservan antiquísimos documentos de una gran importancia histórica.

Estampación

Las tintas se diluyen con barnices calcográficos fuerte, mediano y flojo y también aceite fuerte, graso y de linaza crudo.

Se emplea tarlatana para quitar la tinta sobrante del entintado sobre la plancha de metal y muselina para limpiar la plancha después de haber pasado sobre ella la tarlatana. Algunos suprimen ésta y emplean exclusivamente papel o lienzo muy usado y limpio, de hilo.

El papel se corta a tamaño proporcionado a la plancha, o sea, el de ella más un amplio margen a su alrededor. Se humedecen tantas hojas como se quiera imprimir y algunas más en previsión de los fallos. Se colocan entre hojas de papel secante para que absorban el exceso de agua. El tiempo de remojo en cubeta dependerá de la calidad de papel que se trate.

La prensa para imprimir los grabados en hueco, se compone de una platina que circula entre dos cilindros de acero pulimentado que, para regular y nivelar la presión, se acercan o separan por medio de dos tornillos que actúan perpendicularmente al eje de los cilindros y están situados respectivamente sobre cada extremo superior y en la parte alta de dos montantes laterales. Para accionar la máquina se emplea un manubrio en aspa, de cuatro o más brazos, unido al eje del cilindro superior y en los tórculos perfeccionados, combinado con engranajes que multiplican y uniforman la marcha.

Se empieza por ajustar la presión de la prensa calcográfica al espesor de la plancha, del papel y de los fieltros. Además, se ha de tener en cuenta la condición del grabado para dar mayor o menor presión. En general, la presión ha de dificultar no imposibilitar el avance de la platina como si fuera un freno de la marcha.

Cuídese con la mayor atención que el cilindro superior del tórculo esté bien nivelado, o sea, paralelo a la platina, pues de lo contrario la presión será diferente en un lado que en otro y la estampa no quedará impresa con regularidad.

Entre el cilindro superior y la platina se ponen dos pedazos de fieltro fino, para que la presión sea blanda, elástica.

Sobre la platina se coloca la plancha entintada, cara arriba; encima se pone el papel cuidando los márgenes; se cubre con una hoja de papel secante algo mayor que la de la estampa y luego con los fieltros. Se hace girar el manubrio y cuando haya pasado por completo la platina, se levantan los fieltros volviéndolos sobre el rodillo, luego el papel secante y por fin el papel de la estampa.

El Monotipo

El monotipo, es una técnica que tiene infinidad de posibilidades, que no se puede definir ni como pintura ni como grabado, a pesar de que reune en sí la estampación y la realización directa sobre una superficie. El resultado es de una obra única sobre papel, sin ejemplares que constituyan una edición.

El primer artista que trabajó intensamente el monotipo fue Giovanni Benedetto Castiglione (1616-1670), sin que lograra, pese a la cantidad de sus trabajos, difundir la técnica entre los artistas de entonces. Desde Castiglione, con más o menos profusión, se ha cultivado siempre el monotipo y existen estampaciones magníficas de Degas, Gauguin, Matisse, Chagall y Picasso, por citar sólo algunos.

Mordientes y Mordido - Azufre

Finalmente, existe otro procedimiento dentro del grupo, usado para lograr tintas muy leves y es el denominado al azufre, que consiste en pintar la plancha de cobre con aceite de oliva y, una vez terminado el dibujo, espolvorear con flor de azufre; al cabo de pocos minutos puede lavarse la plancha con diluyente. Puede hacerse también mezclando el azufre con el aceite y pintando con esta amalgama.

Creta o carbonato de cal: se emplea para desengrasar las planchas de metal.

Talco: esteatita o jaboncillo de sastre, es un silicato de magnesio hidratado. Es prácticamente insensible a los ácidos y álcalis y se presenta como un polvo blanco, saponáceo, que se utiliza en lápices al pastel.

Mordientes y Mordido - Acido Clorhídrico y Clorato

Agua 880 gramos.
Ácido clorhídrico 100 gramos
Clorato de potasa 20 gramos

En agua tibia se disuelve el clorato y se echa lentamente en el ácido clorhídrico.

Ninguno de estos tres tipos de mordiente no nítricos produce efervescencia y sus emanaciones son menos molestas y dañinas.

El último de los citados, da perfectos tonos negros pero tiene el inconveniente de que forma cardenillo, que es preciso eliminar de vez en cuando con una disolución o saturación de sal común (cloruro sódico) en vinagre.

Es muy conveniente darle a la plancha un lavado a base de ácido acético (vinagre) y sal si se utiliza como mordiente el percloruro, después de haber quitado por completo el barniz sea cual fuere éste.

Todos los mordientes actúan con mayor energía y rapidez en tiempo caluroso y seco que en húmedo y frío.

Mordientes y Mordido - Acido Crómico

Dos fórmulas se usan indistintamente. Una, con el ácido crómico ya preparado:

Agua 620 gramos.
Alcohol 60 gramos.
Ácido crómico 60 gramos.


Y la otra, combinando el ácido sulfúrico y el bicromato de potasa:

Agua caliente 800 gramos.
Bicromato de potasa 150 gramos
Acido sulfúrico 350 gramos


La acción es más lenta que la del ácido nítrico, pero las tallas quedan muy puras.

Mordientes y Mordido - Percloruro de Hierro

Llámase también a este producto cloruro férrico y sesquicloruro de hierro. Tiene aspecto de piedras amarillentas, que generalmente están húmedas por ser una substancia muy delicuescente.

Se disuelven en agua para obtener una graduación máxima de 46 grados Baumé. A ésta se le agrega agua para obtener baños a 41, 38, 37 y 35 grados Baumé. Muerden más las soluciones cuanto más diluidas son y por eso se emplean en el orden indicado, ya que siempre se empieza por los mordidos más débiles.

Entre las ventajas que presenta sobre el ácido nítrico, la más sobresaliente es la de profundizar sin ensanchar las tallas.

Este producto es el que se emplea para el huecograbado fotomecánico.

Mordientes y Mordido - Acido Nítrico

El mordiente más clásico y característico del cobre es el ácido nítrico, llamado también aguafuerte y de él toma su nombre el procedimiento.

Se emplean para el mismo fin el percloruro de hierro, ácido crómico y el ácido clorhídrico adicionado de clorato de potasa.

El ácido nítrico puro es un líquido transparente, denso, incoloro, que ataca enérgicamente todos los metales menos el oro y el platino; desprende vapores al contacto del aire y su olor es muy picante e irrita las mucosas nasales. Se debe conservar en frascos de vidrio con tapón esmerilado para que cierren herméticamente. Para aplicarlo al grabado ha de ser muy puro y se ha de rebajar con agua, vertiéndolo poco a poco en ella hasta obtener la graduación deseada. No se ha de vaciar el agua al ácido, porque se produce un brusco descenso de temperatura que con facilidad hace estallar el recipiente que lo contiene y salta en menudas gotas que producen llagas muy dolorosas si tocan la epidermis.

Para conocer la graduación de la solución se pone una parte de ella en una probeta y se introduce en el líquido el pesa ácidos.

Entre 15 y 18 grados Baumé, el mordido es lento y suave; a 20 grados B., es más intenso, pero aun moderado; y de 22 a 24 grados B., es rapidísimo.

No se ha de sobrepasar esta graduación porque las tallas se ensanchan y quedan remosqueadas.

A 15 grados da tonos claros; a 20, medios; a 25, vigorosos.

Los inconvenientes de este mordiente son : la efervescencia por efecto de la cual se producen burbujas que atacan los bordes del barniz, que restan pureza a las tallas y el desprendimiento de vapores nitrosos que además de desagradables son muy nocivos.

Uso del Lapiz Graso

Cuando con el grabado sobre metal se pretende conseguir tonalidades de grises, incluso abarcando el blanco y el negro totales, conviene utilizar el lápiz graso o lápiz de lacre parafinado, aunque el proceso resulte algo dilatado. El lápiz graso actúa como protector del metal, preservando del ataque del ácido las zonas que se cubran con él; dependiendo esa protección de la intensidad y lo tupido de los trazos del lápiz y del tiempo que la plancha permanezca sumergida en el ácido.

Si se desea obtener un blanco absoluto en algunas zonas, se las cubre con barniz. El lápiz graso es el instrumento ideal para efectuar grabados donde quede el degradado progresivo de los tonos.
Para imitar el trazo del lápiz utilizase la ruleta, instrumento consistente en una rodajita o ruedecilla, que en la superficie exterior tiene talladas puntiagudas asperidades y que gira alrededor del extremo de una varilla cilíndrica, ligeramente curvada en su extensión, que se inserta en un mango cilíndrico. Apoyada sobre la plancha deja una huella que al estamparse produce el efecto del trazo de lápiz.
Se emplean diversas ruletas de distintos anchos y punteados y a veces se recurre a una punta dividida en partes desiguales.
Se trabaja sobre metal desnudo y también recubierto de barniz, para someterlo a la acción de un mordiente.

Agua tinta (del latín Aqua -agua- y tinta -teñida- )

Es la técnica que mejores resultados produce cuando se desea lograr valores planos en los grabados, por ejemplo, distintas tonalidades de gris, o un negro muy profundo. El procedimiento más común consiste en distribuir uniformemente una pequeña capa de finísimo polvo de resina sobre la superficie de una plancha de metal haciendo pasar por un tamiz fino resina común, copas, almáciga y sandáraca o una oleorresina como la pez de Borgoña y hasta el asfalto o betún de Judea. Se calienta el reverso de la plancha para que se reblandezca y adhiera la resina. En cuanto se vea que el tono mate de ésta se transforma en brillante, se retira del fuego. Entonces se reservan con barniz aquellas zonas que deben conservarse blancas en la estampa y se procede al grabado mediante el ácido conveniente; éste actúa, en los intersticios de las partículas de resina de cuya cantidad y distribución dependerá la mayor o menor intensidad o profundidad de la corrosión para lograr de este modo distintos matices de medias tintas.

El graneado con resina puede repetirse varias veces en la misma plancha, empleando distintos grosores de la misma, para variar los efectos, ya que cuanto más grandes son las partículas, mayores son los espacios que las separan y por lo tanto los puntos que en el metal se graban.

En el aguatinta puede aplicarse el uso del lápiz graso o el sistema a la pluma.

La Mezzotinta o Manera Negra

A Ludwig von Siegen, nacido en Holanda en 1609 se atribuye la invención de este procedimiento de grabar, llamado en España "al humo", en Francia antiguamente "arte negro" y más recientemente "a la manera negra". Lo puso en práctica en 1642.

La preparación consiste en granear la plancha que se ha de grabar. Para ello ha de estar bien pulimentada y bruñida y se utiliza una herramienta que, por la función que realiza, se llama graneador; los franceses le dan el nombre "berceau " que significa cuna, por el cuneo que le imprime al granear.

El graneador es de acero, más ancho por abajo que por arriba, muy achaflanado por un lado y ligeramente por el otro y con la parte inferior en línea curva. En el chaflán mayor tiene estrías o dientecillos rectos, muy unidos e iguales, que llegan hasta la parte curva, que es la que trabaja o se apoya sobre la plancha.

La "manera negra", puede también realizarse exponiendo al ácido la superficie de la plancha, cubriendo ésta previamente con resina, y trabajándola luego con rascador, bruñidor y si es necesario, también con viruta fina de acero. La solución de ácido debe ser suave y debe sumergirse la plancha varias veces. Cada vez que se saque la plancha del ácido, habrá que limpiarla con un cepillo y alcohol y cubrirla con resina, de nuevo, antes de repetir el ataque de ácido. El proceso de corrosión se repite hasta lograr que la superficie del metal presente el aspecto granuloso de una lija fina. Es ésta una técnica con la que es factible conseguir una gama muy amplia de tonos grises, difuminados y blancos.

Se emplea para suprimir el grano y para rebajarlo, además del rascador y bruñidor respectivamente, una herramienta biselada por sus dos caras opuestas y de chaflán muy largo en una de ellas, que se afila de plano para que el corte que une las dos sea muy tajante. Con ella, aplicada convenientemente para producir los efectos de supresión y aplanamiento explicados, se logra una gama extensísima de valores, desde el blanco al negro más puros.

El papel en el que se imprima debe ser de pasta fina y suave, y la tinta muy negra y de la mejor calidad.

El Procedimiento de la Punta Seca

El procedimiento mediante el cual se puede grabar una plancha de cobre, acero, zinc, o galalita, por medio de un punzón de acero, ágata o diamante sin el empleo del ácido, se denomina "punta seca". Se trabaja directamente, al desnudo, por lo que este procedimiento, exige un absoluto dominio del dibujo.

A diferencia del buril, cuyas incisiones en la plancha son muy profundas y con el que pueden lograrse por ello grandes tiradas de estampación, la punta seca se caracteriza por la sutileza de sus trazos, es decir, por la escasa profundidad de sus incisiones y por dejar a ambos lados de las lineas unas rebabas de metal levantado muy peculiares y que le proporcionan un aspecto muy especial. Los oscuros se obtienen con líneas yuxtapuestas o cruzadas, poco o muy opuestas, pero nunca con líneas anchas o con superficies completamente ahondadas, porque no retendrían tinta. Por esta razón los oscuros no resultan opacos ni pesados; pues contienen cierta vibración luminica, que no es blanco absolutamete porque entre líneas muy próximas queda siempre un leve velo de tinta. Esta vibración atenuada, añade a los oscuros de la estampa cierta difusión atmosférica, semejante a la de los dibujos hechos a lápiz sobre papel de grano grueso.

Como las incisiones de la punta seca son poco profundas, el número de impresiones que puede lograrse es escaso, porque las líneas se van perdiendo poco a poco y desaparecen también las rebabas características.

Por ello suelen reforzarse mediante una capa de hierro amoniacal depositada por el procedimiento de la galvanoplastia. (consistente en hacer precipitar por acción de la corriente eléctrica, un metal sobre un molde a fín de recubrirlo con aquel). Permite la reproducción de estatuas, bajorelieves, grabados, etc.

Si se desea, es factible eliminar las rebabas pasando encima el rascador; o realizar un grabado intermedio, con líneas bordeadas de rebabas y otras que no lo estén.

lunes, 19 de diciembre de 2016

Especial Selectividad - Comentario de La maja desnuda

La maja desnuda
Ficha técnica

Entre 1795 y 1800
Oleo sobre lienzo. 97 x 190 cm. Museo del Prado

El artista y su época

VER APUNTES Y COMENTARIO DE LOS FUSILAMIENTOS DEL 3 DE MAYO.

La maja desnuda


Análisis

  • La Maja desnuda es la primera figura femenina de la historia de la pintura que muestra el vello púbico, poniendo de manifiesto su originalidad.
  • Sobre ella se ha escrito una ingente cantidad de líneas que no han hecho sino aumentar la incógnita de su realización.
  • En 1800 aparece citada en el gabinete de Godoy, por lo que sería anterior a esa fecha.
  • Los tonos verdosos y blancos empleados por Goya corresponden a los utilizados en las obras de los últimos años del siglo XVIII, como el retrato de Jovellanos.
  • Pero ahí no quedan las incógnitas, ya que también desconocemos quién las encargó.
  • Todo hace apuntar a que ambas Majas fueron encargadas por Godoy para decorar su despacho junto a la Venus del espejo de Velázquez y otra Venus de la Escuela veneciana del siglo XVI, manifestando el gusto del valido de Carlos IV por las pinturas de desnudos femeninos, así como su poder, debido a la persecución que conllevaban estas obras; pero Godoy no tenía nada que temer pues era el hombre más poderoso del país.
  • También se apunta la posibilidad legendaria de que la Maja sea la Duquesa de Alba, a quien Goya estaba estrechamente unido desde que enviudó ésta y se trasladaron juntos a Sanlúcar de Barrameda. Bien es cierto que su rostro no corresponde al de las Majas, pero es evidente que los rostros son estereotipados, como ya hacía en los cartones para tapiz, precisamente para que no fuera reconocida.
  • La postura provocativa de la Maja podría incluso sugerir que se trata de una prostituta de alto postín, que se ofrece al mejor postor. La mirada pícara y atrayente puede reforzar esta idea.
  • Como aspectos técnicos, podemos destacar los siguientes:
  • Pictóricamente, es una obra en la que destacan los tonos verdes, en contraste con los blancos y los rosas.
  • La pincelada no es tan larga como acostumbra el artista, a excepción de los volantes de los almohadones, mientras que la figura, situada en primer plano, estaría realizada con mayor minuciosidad, en un enorme deseo de satisfacer al enigmático cliente que encargó las obras.
  • Cabe destacar la particular luminosidad que Goya da al cuerpo de la desnuda, luminosidad que contrasta con el resto del ambiente.
  • Y, junto a esa luminosidad, la típica expresividad que Goya sabe dar a los ojos.

Comentario

La Inquisición mandó comparecer a Goya ante sus tribunales por haber pintado las Majas y los Caprichos, pero curiosamente el asunto fue sobreseído gracias a la intervención de un personaje poderoso, quizá el Cardenal don Luis de Borbón o, en último término, el
propio Fernando VII, con quien el pintor no mantenía muy buenas relaciones, todo sea dicho.

La maja desnuda es la fuente de inspiración de la pose de la Olympia de Manet.


Fuente: Apuntes de Antonio Calero.